Ahora llega de Estados Unidos. Por primera vez el modelo tiene motor turbo.


Honda lanzó en Argentina la quinta generación del SUV mediano CR-V, rival, entre otros, de las Toyota RAV4, Hyundai Tucson, Kia Sportage y Ford Kuga. Tiene nueva mecánica, equipamiento y diseño.

Está disponible en una única versión full EXT por US$ 57.200, unos $1.169.000. Hasta ahora la CR-V llegaba importada de México, por lo que no pagaba arancel. Al hacerlo de Estados Unidos tributa un 35%.

 

 

El motor es un naftero turbo de cuatro cilindros 1.5 de 16 válvulas, 190 caballos de fuerza y distribución variable i-VTEC, un sistema que modifica el tiempo de apertura de las válvulas para mejorar la eficiencia.

La caja es automática de variador continuo (CVT). Incluye levas al volante y una función manual con siete marchas prefijadas. La tracción es integral de reparto automático, es decir, principalmente delantera y cuando detecta pérdidas de adherencia envía torque a las traseras.

 

 

Es más grande que su antecesora. Mide 6 cm más a lo largo (4,58 m), 3,5 cm más a lo ancho (1,85 m) y 3,5 cm más de alto (1,69 m). La distancia entre ejes aumentó 4 cm (2,66 m). Honda asegura que las plazas traseras tienen 5 cm más de espacio que antes.

En seguridad incluye seis airbags, control de tracción y estabilidad, ópticas full LED, ganchos isofix y Driver Attention Monitor, un sistema que detecta el cansancio del conductor. También LaneWatch, una cámara en el espejo lateral derecho que proyecta imágenes del ángulo ciego.

 

 

En confort, posee arranque remoto del motor, freno de mano eléctrico, pantalla de 7 pulgadas donde se puede sincronizar el smartphone, head-up display y tablero digital.

El baúl tiene 646 litros y el portón apertura eléctrica con altura programable. Además, apertura manos libres pasando el pie por debajo del paragolpes.

Otra particularidad de la nueva CR-V es la parrilla delantera activa, que se puede abrir o cerrar para regular la entrada de aire. La rueda de auxilio es de tamaño original.

Fuente: tn.com.ar